7 trucos para iniciar una conferencia e impactar


conferencia

Alberto Aguelo

Fundador de Comunica Ya! 


¿Te has preguntado alguna vez por qué algunas personas te caen mejor o peor en cuestión de segundos? Puede ser por variadas razones y de hecho, muchas de ellas, incluso inconscientes. La primera impresión es la que cuenta, claro que sí. Y, tenemos pocos segundos para causar esa primera impresión en otras personas. En oratoria, también. Aunque concretamente no hablo en esta ocasión de tu imagen sino de algo igual de importante, la forma en la que inicias una conferencia, taller, curso o presentación al público.

Que tu inicio sea memorable, que tengas la mejor entrada, de eso se trata. Aquí tienes 7 técnicas para hacerlo con éxito:

  1. Cita célebre

Empresarios, escritores, pensadores, profesionales de todos los sectores nos han regalado grandes frases célebres que podemos utilizar para inaugurar con eficacia e ilustrar lo que más tarde queremos decir. Puedes acudir a diccionarios específicos de citas célebres en Internet o en formato papel.

  1. Estadística

Es importante a veces utilizar este método porque así sitúa a la audiencia en la actualidad. Por ejemplo, cuando hablo de la habilidad de la oratoria, recuerdo una de las estadísticas más conocidas y es que un 76% de las personas tienen algún tipo de barrera o miedo a la hora de hablar en público. Y lo recuerdo con el fin de que las personas que tienen esos miedos en la sala, no se sientan solas.

  1. Anécdota

Tuya o de alguien cercano pero mejor tuya. Puedes contar algo que te ha pasado el mismo día o recientemente y que tenga relación con la charla. A veces, según la audiencia se puede hablar de un evento deportivo reciente (¡¡con cautela!!) o de una noticia destacada del día. Otra opción es contar brevemente tu historia y comentar por qué estás en ese foro determinado hablando de ese asunto concreto.

  1. Comentario sobre el lugar

Imagina que te invitan a dar una conferencia en otra ciudad. Una buena técnica es comentar algo que te ha gustado de esta ciudad. O si vas a un entorno distinto, por ejemplo, un colegio, puedes hablar de lo mucho que te ha agradado algo que has visto al llegar al centro.

  1. Preguntas

¿Cuántos de ustedes saben cómo hablar en público? O: Hablar en público da pavor a muchas personas. ¿Cuántos de vosotros os encontráis en esta situación? Hacer preguntas es la mejor forma para conocer bien a tu público desde el principio y para incluirlos desde el principio en tu presentación. Lo ideal es que sean preguntas cerradas pues es un primer contacto.

  1. Problema

Estás hablando a una audiencia porque eres experto en el asunto que vas a tratar y por tanto les vas a dar ideas. Por tanto, una buena forma de empezar es recordando bien el problema actual que tiene tu público. Así, te da pie a sintonizar con todos y proporcionarles luego la solución en forma de claves, recomendaciones y recursos.

  1. Chiste

Cuidado con esta técnica. Seguro que la has probado con amigos y familiares o quizá en directo con público nuevo. Si tu chiste no ha hecho ninguna gracia, si sabes perfectamente que no se te da bien, si no es tu don, evidentemente no inicies con ello. Si lo es, puede ser la mejor forma para conectar con las personas. Recuerda: chistes neutros y teniendo en cuenta a tu audiencia para no agredir a nadie con tus palabras.

La oratoria es un arte. Los métodos nos ayudan mucho pero por supuesto, la práctica te lo da todo. Por ello, siempre recomiendo que en tus prácticas pruebes estas técnicas. Y, por supuesto, también puedes combinar varias. La regla general es que no abuses de ninguna de ellas y sí que adaptes a cada momento, temática y fundamentalmente, a cada audiencia.

 

Alberto Aguelo Aparicio

Mentor, formador y conferenciante en Comunicación y Oratoria

Fundador de Comunica Ya! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *