Anxo Pérez: “No hagas 20 cosas de manera mediocre, haz una de manera excelente”


foto anxo

 

Redacción

Irene Santos


Anxo Pérez es uno de los emprendedores más singulares del panorama reciente de nuestro país. Su lema «el enemigo de la vida no es la muerte; es el desaprovechamiento» define su enriquecedora historia personal y empresarial. Es la mente creadora de 8Belts, el revolucionario método que garantiza hablar un idioma en menos de ocho meses. En sus primeros tres años de vida, su empresa 8Belts.com pasó de uno a cuarenta empleados y experimentó un crecimiento de más de un dos mil por ciento. Anxo, premio Emprendedores de Deloitte, es para muchos un genio y un visionario llamado a revolucionar la enseñanza de idiomas en el mundo. Formado en Estados Unidos, Bélgica y China, ha trabajado para el FBI y en la ONU.

Ha vendido más de 120.000 ejemplares de su primer libro (“Los 88 Peldaños del Éxito”), y vuelve a la carga con otra obra con la que intenta que cada uno saquemos lo mejor de nosotros mismos: “La inteligencia del Éxito”… ¿Qué tiene en común la gente de mayor éxito?

foto libroHabía unas preguntas que me obsesionaban desde que publiqué el primer libro: ¿Qué determina el éxito? ¿Por qué a veces triunfamos más y otras menos? Investigué muchísimo hasta dar con las claves que explican esos porqués y que permiten a cualquier persona ser dueña de ellas.

Realmente es un libro único y estoy muy ilusionado porque sé que aportará mucho valor. Buscaba que fuera una lectura de efecto inmediato, y por ello se pueden encontrar 88 Peldaños con distintos temas que aplican a nivel personal y profesional. La gente puede leerlos por la mañana y ponerlos en práctica por la tarde. Sin duda, La Inteligencia del Éxito es el trabajo más poderoso que he creado nunca

Ha escrito un “decálogo del emprendedor”… ¿cuáles son las ideas principales que un buen emprendedor debería tener claras antes de iniciar un proyecto?
En mis libros reivindico la necesidad de aprovechar nuestras vidas antes de que terminen. De declararle la guerra al desaprovechamiento, el verdadero enemigo de la vida. De ambos extraería diez consejos para emprendedores. Esos que forman parte de mi “decálogo del emprendedor”:

  • En el mundo hay 2 tipos de personas: los que disfrutan debatiendo sobre problemas y los que disfrutan arreglándolos.
  • No empieces por mil objetivos. Empieza por uno, pero ése conviértelo en innegociable.
  • De todos los caminos aprenderás algo salvo de uno: el que nunca has tomado.
  • No llega más lejos quien más suerte halla, sino quien más millas camina.
  • No admires el éxito, admira el esfuerzo.
  • La pregunta no es “cómo de grandes son tus sueños”, sino “cuánto estás dispuesto a trabajar para alcanzarlos”
  • Si ves que diluvia, vende canoas.
  • Para conseguir lo que solo el 1% de la gente consigue, basta con hacer lo que el 99% de la gente no hace.
  • Si la vida te sonríe con dinero, no pienses en cómo agrandar tu casa. Piensa en cómo aumentar tu huella.
  • Que no te digan que va a ser fácil. Es mentira. Pero que no te digan que no valdrá la pena. También es mentira.

Hace años se estigmatizaba el fracaso empresarial y, en cambio, en la actualidad parece que se ha convertido en un escalón casi obligado para ser un buen emprendedor…¿se está sobrevalorando la experiencia negativa frente al éxito?

He tropezado mil veces, y he fracasado mucho, como todo el mundo. Tengo una máxima que dice “si quieres acertar mucho, falla mucho”. En mi libro, Los 88 Peldaños del Éxito, hablo de “Los fracasos son el cuentakilómetros del éxito.” Nunca hay que tener miedo a la acción por miedo a fracasar. Los fracasos y los triunfos son complementarios y alternantes. Entre ellos existe una correlación casi irrompible, pero también entre riesgo y triunfo. Los que más se arriesgan suelen ser los que más fracasan, pero también los que más acaban triunfando. Los que menos se arriesgan, fracasan poco, pero son los que menos triunfan. Es decir, el éxito y el fracaso forman parte del mismo binomio, y no se puede tener el primero sin haber pasado por el segundo.

Uno de los obstáculos que sí he encontrado es la cultura de la ‘crítica destructiva’. Siempre buscando dinamitar con ‘peros’ las ideas de los demás, poner problemas y obstáculos, criticar y recalcar los defectos… Defiendo lo que llamo la cultura del SÍ, una actitud más positiva, de apoyo y de elogio cuando las cosas están bien hechas. De dar soluciones cuando hay un problema, de motivar las iniciativas ajenas y por supuesto elogiar siempre lo bueno. Si más gente compartiese esa visión, creo que las cosas mejorarían.

Hay una fórmula en su nuevo libro que indica que el éxito reside en encontrar tu X, aquello que te hace feliz… ¿es fundamental para un emprendedor?

Tener algo muy valioso y no sacarle provecho es peor que no tenerlo. Nacer es un regalo y vivir es abrirlo. Tienes que aprovecharlo. ¿Cómo? Explotando tus talentos, tus pozos de petróleo. De esta manera no sólo ganas tú, gana el mundo. ¿Qué habría sido de la humanidad si nadie lo hubiera hecho? No existirían ni grandes inventores, ni grandes poetas, ni grandes científicos. Seguiríamos siendo poco más que simios.

Si quieres emprender: aplica la ecuación de la felicidad. Se trata de una fórmula que explico en La Inteligencia del Éxito. Indica que el éxito reside en encontrar tu X, aquello que te hace feliz. No tiene sentido hacer cosas que no contribuyen a tu felicidad, y he descubierto que cuando crezco y aprendo es cuando soy más feliz. La superación genera adicción, y eso a mí me aporta beneficios. Cada uno debe dedicar su tiempo a aquello que le haga feliz. O lo que es lo mismo, pon en práctica la ecuación Hacer X = Ser + Feliz. Mi consejo es invertir cada semana un alto número de horas en crecimiento personal. Cada cual debe buscar entonces cuál puede ser su X.

¿Qué nos recomendarías para aprovechar al 100% nuestra inteligencia en el día a día?

foto libroDefiendo que a ser inteligente se aprende. He escrito La Inteligencia del Éxito con un propósito en mente: que sea un libro «transforma vidas». Cuento un montón de batacazos que me he llevado por el camino, de historias que he ido aprendiendo.

Mi recomendación es uno de los Peldaños que mejor representa este aprovechamiento. En el hablo sobre «la mente horizontal y la mente vertical» y considero que el éxito está en la mente vertical. Lo que viene a decir es que cuando es una mente horizontal haces muchas cosas relativamente mal, y cuando es una mente vertical haces una cosa tremendamente bien. No hagas 20 cosas de manera mediocre, haz una de manera excelente.

Reflexiona también acerca de la importancia de “encontrar nuestros pozos de petróleo”… ¿nos puede hablar de ello?

Como todos, yo en mi vida he tenido días buenos y días malos, con más ganas de hacer cosas o llenos de pereza, pero siempre intentando aprovechar al máximo mi tiempo, apuntándome a todas las actividades posibles. La vida da para mucho si se emplea el tiempo de manera productiva. Cuantas más cosas aprendamos en la vida, más posibilidades tendremos de encontrar lo que yo llamo “pozos de petróleo”. Si nos conocemos bien a nosotros mismos y nuestros puntos fuertes, el éxito está al alcance de todos. Está presente en nuestras vidas, tanto desde el punto de vista profesional, como personal o económico, pero para llegar a él tenemos que haber aprendido lo suficiente y así poder encontrar nuestros pozos de petróleo.

¿En qué sentido le puede ayudar a un emprendedor disponer de una experiencia previa en el extranjero, como ha sido su caso, antes de lanzarse a crear su empresa?

Uno de los capítulos más importantes de mi vida fue irme a EEUU con 15 años. Un verdadero “Momento-Atrévete”. Me di cuenta de que si quieres un premio mayor tienes que pagar un precio mayor. Fue un paso difícil que me asustaba mucho, pero decidí vencer el miedo y arriesgarme, porque con la monotonía no se sufre pero sin el riesgo no se crece.

Como emprendedor he cometido todos los errores que uno puede cometer. Para no tirar la toalla decidí exprimir mis virtudes y declarar la guerra al desaprovechamiento. Ello ha supuesto para mí un gran paso a nivel personal y profesional. La sensación de aprovechamiento de tus capacidades es enorme al crear un proyecto que nace de ti y que crece contigo en función de tu trabajo. Recuerda: el éxito no espera al final de la calle del miedo, sino al final de la calle del atrevimiento. Atrévete. El mundo es de los que lo reclaman.

Uno de sus grandes logros como emprendedor ha sido la creación de la empresa 8Belts. ¿Dónde reside su éxito? ¿Cómo surgió la idea de su creación?

8Belts es mi verdadero sueño. Los idiomas se enseñan mal. Y yo soñaba con cambiar eso. No por vanidad, sino por convicción. Se convirtió en el primer método a nivel mundial que permite aprender un idioma en 8 meses con tan solo 30 minutos al día desde casa por internet. Se sumó gente famosa que lo consiguió, empezaron a premiarnos por la metodología, salimos en todos los medios de comunicación, y a día de hoy son miles de personas las que estudian con nosotros y que ya han conseguido hablar inglés, chino, francés o alemán.

El éxito es como un cisne. El mundo ve la parte que hay sobre el lago. Eso son los premios y el glamour. Pero a mí me interesa la parte trabajadora, la que el mundo no ve. Las patas bajo el lago. Para llegar adonde hemos llegado en 8Belts tuvimos que trabajar durante más de 40.000 horas a ciegas, sin saber si el mercado diría sí o diría no. Esas son las patas del cisne. Lo que el mundo no ve.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *