Busco socio para mi pyme, ¿me interesas?


SOCIOS OK

C.Estévez

28 de septiembre 2015


Escoger la compañía adecuada en los negocios, como en la vida personal, consiste no solo en elegir a los mejores sino especialmente a aquellos que mejor te complementan. Si en tu pyme estás pensando en compartir las responsabilidades de la gestión con un socio, es vital que antes estudies con atención ciertos detalles para acertar en esta importante decisión para tu empresa. En principio, no concentrar toda la gestión de una empresa en una única persona ofrece mayores posibilidades de innovación y creatividad. Eso sí, siempre que se visualicen las competencias que tiene cada socio de tal modo que cada une se dedique a aquello que mejor sabe hacer y en el área en la que tiene mayores capacidades. Si has decidido que es un buen momento para incorporar un socio en tu pyme, hazlo con la mayor libertad posible, sin olvidar que un socio no es siempre un amigo, las sociedades pueden disolverse y debemos vigilar por nuestros intereses.

¿Qué socio es el perfecto para mi pyme?

El mejor socio es aquel que te aporta algo diferente y que complemente tus habilidades y personalidad. Por ejemplo, si eres una persona eminentemente creativa busca un socio más orientado a las finanzas, que tenga acceso al mercado o buenas conexiones. Además, debes conocer con claridad el estatus económico y sus compromisos financieros, y especialmente sus expectativas de tiempo invertido en el negocio ¿Cuántas horas sueles estar tu al mando de la empresa y cuántas estará tu nuevo socio? De este modo podrás clarificar su fidelidad al proycto. Si no estáis en el mismo nivel, acabará dañando a tu pyme e inevitablemente a tu marca.

Investiga también la fama del socio potencial en tu comunidad y mercado. Habla con antiguos empleados o ex colegas para descubrir cómo es trabajar con el, verifica si sus conexiones de dinero son reales, si tiene deudas, si los contactos que dice tener son sólidos e incluso su reputación digital.

Para tenerlo aún más claro plantéale como mínimo estas cinco preguntas:

  1. ¿Estás abierto a la posible entradas de nuevos socios?
  2. ¿Qué harías en caso de una oportunidad de venta de la empresa?
  3. ¿Qué harías si un socio quiera abandonar la empresa?
  4. ¿Qué remuneración mensual habitual consideras adecuada?
  5. ¿Qué remuneración aceptarías en situaciones desfavorables.

 

¿Realmente necesito un socio?

Muchas personas insisten en buscar socios para su negocio cuando no tiene por qué ser siempre lo más recomendable. Si no tienes dinero o eres una startup en la que no puedes obtener beneficios desde el principio, pero sí puedes pagarle a alguien para que haga un trabajo, quizás sea esta una mejor opción antes que darle parte de tu compañía.

Evita asociarte si eso implica hacerlo de manera rápida y prematura no es buena señal. Si tienes dudas acerca de si será beneficioso para tu pyme añadir un socio puedes establecer un periodo de prueba, marcando un plazo tras el cual se puede revisar lo acordado. Además, analiza si el tipo de socio que buscas se engloba en alguna de estas tres categorías, de no ser así quizás no sea necesario asociarte con nadie:

Un socio capitalista: la aportación a tu pyme será solo económica.

Un socio capitalista + trabajador: además del capital, el socio tendrá asignado una serie de funciones dentro de la empresa.

Un socio técnico: aportará solo mano de obra y puede serte muy útil si deseas emprender un proceso de innovación tecnológica.

En general evita a aquellos que no aportan ni capital ni trabajo pero esperan gozar de los beneficios del proyecto empresarial, así como a los amigos y familiares con los que mantienes una perfecta relación personal pero no tienen el interés o las habilidades para ayudarte a desarrollar tu proyecto empresarial.

En resumen, el socio perfecto para tu pyme será aquel que- al menos- cumpla estas 10 cualidades.

  1. Un grado total de compromiso con la gestión de tu pyme.
  2. Capaz de ver las oportunidades que tu no ves.
  3. Que disponga de las habilidades, conocimientos y experiencia que tu no tienes. De este modo el nuevo socio cubrirá tus debilidades y se integrará a tus fortalezas.
  4. Flexible y reflexivo. Que sepa ceder construyendo a partir de las aportaciones de todos.
  5. Con recursos técnicos o económicos necesarios para proyectar tu pyme hacia el futuro.
  6. Incorpore a la empresa una red de contactos que te ayuden a sumar apoyos y clientes, incidiendo positivamente en tu facturación.
  7. Que tenga una trayectoria de éxito empresarial, refrendado por las buenas opiniones de anteriores colegas, empleados, colaboradores y clientes.
  8. Que comparta contigo la visión del éxito empresarial y los objetivos marcados en la fundación de tu pyme.
  9. Que transmita confianza también a nivel personal no solo contigo, sino también con tus empleados, colaboradores, proveedores, etc.
  10. Con un elevado grado de objetividad y esté dispuesto a poner por escrito, la finalidad de la asociación y los compromisos adquiridos.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *