5 cosas que te deben preocupar sobre tu pensión si eres autónomo


pensiones-autónomos

Daniel Hernández | Madrid


Los autónomos son esa clase trabajadora agraviada en muchos aspectos. El fin de las desigualdades respecto a otros trabajadores (quienes cotizan en el régimen general) lleva años en el papel. Pero está cogiendo polvo. El Pacto de Toledo, aquél por el que todos los grupos políticos acordaron el futuro de las pensiones, ya decía hace más de dos décadas que se debía tender hacia la convergencia, y eso no ha ocurrido. La pensión media de los autónomos se sitúa en 692 euros, frente a los 1.174 euros de quienes cotizan en régimen general. ¿Qué aspectos nos deben preocupar? Los enumeramos.

  • Lo que cotizas. El sistema de la Seguridad Social es contributivo, es decir, a razón de lo que metas en la hucha, será lo que recibas. A la Seguridad Social se le paga en forma de cotización. La cotización es ese pellizquito que nos quitan de la nómina si trabajamos por cuenta ajena o la famosa cuota mensual que pagamos si somos autónomos. Según lo que se pague se tiene una u otra base de cotización y esta es un factor determinante para calcular la pensión. Según los últimos datos de la Seguridad Social (del año 2014), la base media de los autónomos estaba en los 1.038,61 euros, frente a los 1.725,68 del régimen general. La diferencia es del 39,8%. En el año 2000 esa diferencia era del 33%, así que lejos de ir hacia la convergencia que se recetaba hace 20 años en el Pacto de Toledo, la situación se agrava.
  • La mayoría cotizan por lo mínimo. Importa mucho pagar lo menos posible a la Seguridad Social, lo malo es que eso condiciona nuestros derechos de pensión futuros. Lo peor es que optar por la cotización mínima no siempre es una elección. Depende de nuestros ingresos y no siempre se puede pagar más. El 83,6% tiene la base de cotización mínima (884 euros). Puesto que lo lógico es subirse la base conforme pasan los años y además la ley obliga a que sea más alta desde los 48 años, si nos fijamos en los menores de esa edad, el número de cotizantes por la base mínima se dispara hasta el 93%.
  • El sistema en sí no está en su mejor momento. El déficit de la Seguridad Social aumenta, algo especialmente grave en el régimen de autónomos (RETA). Ese agujero superó los 6.600 millones el año pasado, de los 9.340 millones del desfase total.
  • Los gastos suben y los ingresos no se incrementan los suficiente. 6 de cada 10 euros de gasto provienen de lo que cotizan los trabajadores autónomos. Antes, en 2009, esas cotizaciones cubrían más del 80% del gasto. Y eso que hay más trabajadores autónomos.
  • En general el sistema de la Seguridad Social ha visto cómo ha ingresado menos de lo que tenía previsto por cotizaciones sociales (las de todos) en 2015. El sistema ingresó 100.492 millones, frente a los 109.833 previstos. Suben esos ingresos respecto a 2014, pero lo hace menos de lo que creía el Gobierno. Todo a pesar de que en 2015 España creó medio millón de puestos de trabajo. A pesar del buen ritmo de creación de puestos de trabajo, los salarios y los ingresos de los autónomos no permiten echar más dinero a la hucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *