“Con Peta Zetas® creamos el primer caramelo-juego de la historia”


peta-zetas-ramon-escola

Conchi Estévez


¿Quién no recuerda la primera vez que probó los Peta Zetas®? Toda una generación se quedó literalmente anonadada al probar esos caramelos que sin esperarlo explotaban en la boca. Una chuche que se convertiría en una moda para toda una generación y que 35 años después continúa siendo un éxito de ventas en varios países, convirtiéndose incluso en un ingrediente solicitado por los más prestigiosos chefs de Alta Cocina. Pero, vayamos al principio ¿De dónde surgió la idea? Cuenta la historia que en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York servían unos cubitos de hielo que les suministraban desde el polo norte y que tenían más de 5.000 años de antigüedad. Los famosos cubitos contenían burbujas de aire en su interior debido a la presión que habían soportado durante años bajo montañas de nieve. Al entrar en contacto con el líquido estallaban, lo que provocaba que las bebidas servidas con estos cubitos produjeran un sonido característico que se convirtió rápidamente en un reclamo turístico.

Estos populares cubitos sirvieron como inspiración a Ramón Escolà y Antonio Asensio, fundador del Grupo Zeta, quienes se empeñaron en reproducir la sensación del chasquido esta vez en caramelos. Y tras más de un año de pruebas y más pruebas, voilà! Escolà, ingeniero químico, trabajando desde un pequeño reactor situado en una fábrica de Rubí (Barcelona), dio con la fórmula de los Peta Zetas®. Un día al abrir el reactor vio como el caramelo que había en el interior salió gasificado y disparado en mil pedazos: pequeños trocitos de caramelo duro gasificados a muy alta presión que guardaban en su interior burbujas microscópicas de CO2 y que explotaban con el contacto con la humedad.  Habían nacido los primeros Peta Zetas.

¿Y por qué llamarlos Peta Zetas®? En primer lugar decidieron que el nombre debía describir la original sensación gustativa, de ahí lo de “Peta”, que en catalán quiere decir “que explota” y que está relacionado con la palabra “petardo”, a lo que después añadieron “Zetas”, en honor a la editorial Grupo Zeta, propiedad de Asensio.

En definitiva, lo que comenzó siendo un divertido proyecto entre amigos con alma de empresarios, es hoy en día una sólida empresa Zeta Espacial S.A. con presencia en los cinco continentes. Pero ¿Cómo es posible mantenerse tras 35 años de actividad y seguir recibiendo reconocimientos como el sello de sabor del año 2013? Quién mejor que su inventor, propietario de Zeta Espacial S.A,. para narrarnos la increíble historia de este producto icono de los 80.

Sr. Escolà ¿Cuándo fundó empresa Zeta Espacial y con qué financiación contó en un principio?

Fundé la empresa con unos amigos en 1979. Tuve la ilusión de crear un caramelo diferente a todo lo existente, un caramelo que explotara en la boca y me lancé a ello. El inicio fue difícil, lo hicimos con cero financiación, sólo con pequeños avales personales, y teníamos mucha ilusión pero poca experiencia en la gestión de una empresa. Todos teníamos nuestra profesión y trabajábamos en otros campos y esto fue un deseo personal que acabó convirtiéndose en un proyecto profesional para toda la vida.

¿Cuáles han sido los hitos empresariales más destacados de su trayectoria?

El primer hito fue inventar un caramelo que no existía, inventarlo desde cero y hacer pruebas y pruebas en un pequeño reactor hasta conseguir el objetivo, gasificar el caramelo de tal forma que explotara en la boca, al contacto con la saliva. Había nacido Peta Zetas®, y con él nació también Zeta Espacial.

El segundo momento importante en la historia de Zeta Espacial fue la creación del Two To One®, el primer caramelo con sorpresa del mercado. Ahora hay una extensa oferta de productos de confitería con valor añadido, con y sin juguete, con licencia, etc, pero en aquel entonces el Two To One fue una innovación espectacular.

El tercer hito es la consolidación de la estrategia de internacionalización de la empresa con la creación de nuestras dos filiales en América: Zeta Espacial S.A. de C.V. en Toluca (México) y Pop Rocks Inc en Atlanta (USA).  Como hilo conductor de esta evolución ha estado siempre nuestro deseo de innovar y traspasar fronteras, llegar a mercados de todo el mundo.

Y como satisfacción personal, el cuarto hito es haber podido pasar esta empresa, que celebra su 36 aniversario con buenas perspectivas de futuro, a la segunda generación, a mi hija Dotty, que la lleva con la misma ilusión y energía con la que yo la he dirigido todos estos años.

En alguna ocasión ha declarado que después del éxito fulgurante tras salir al mercado con su producto, después murieron de éxito. ¿Cómo dieron la vuelta a esta situación?

El lanzamiento de Peta Zetas al mercado español fue un boom espectacular. Todos los niños querían probar este nuevo caramelo, lo que nosotros consideramos como el primer caramelo-juego de la historia. Los camiones hacían cola a la entrada del almacén para poder ser los primeros en cargar Peta Zetas. Fue increíble.

Pero el mercado infantil se cansa pronto de todo, querían más novedades, y nosotros en ese momento no teníamos nada más. Y en poco tiempo vimos que nos estancábamos. Pero los momentos difíciles son los que empujan a buscar soluciones más creativas y nosotros encontramos nuestra solución en la exportación ya el año 1980, muchos años antes de que se hablara de la internacionalización como vía de futuro para las empresas. La exportación nos permitió seguir creciendo y desarrollar nuevos productos para el futuro.

“Los momentos difíciles son los que empujan a buscar soluciones más creativas y nosotros encontramos nuestra solución en la exportación”

¿En qué consiste la innovación de los productos Peta Zetas®? ¿Cuál es su base científica?

 Captura de pantalla 2015-05-08 a las 14.21.58El concepto del Peta Zetas es muy simple: ocluir pequeñas burbujas a alta presión dentro de una masa sólida de caramelo. La masa de caramelo fundido se gasifica mediante la dispersión de anhídrido carbónico (el mismo gas que las bebidas gaseosas) a alta presión. Estas pequeñas burbujas quedan atrapadas dentro del caramelo al enfriarse la masa. Y ¿qué hace que se liberen estas burbujas? Cuando la capa exterior de caramelo que atrapa estas burbujas se rompe o debilita (por la saliva o líquido), las burbujas se liberan produciendo las explosiones y ruido típico del Peta Zetas.

Actualmente Peta Zetas es un ingrediente muy apreciado en la gastronomía y para otros productos de alimentación pues aporta ese toque de innovación que todos buscan para sus productos, desde chocolate a helados pasando por un gran número de posibles aplicaciones en restauración.

¿Cuándo comienza la aventura americana de su empresa? ¿Ha sido la internacionalización la fórmula imprescindible con la que han superado los vaivenes del mercado?

Como ya he comentado antes, desde 2002 tenemos dos filiales en el continente americano, en USA y en México, que nos han permitido consolidar nuestra estrategia de internacionalización. Todo se inició a inicios de los 80 gracias al esfuerzo e iniciativa de mi esposa, Dotty de Bruijn, quien además conocía varios idiomas. A partir de allí Zeta Espacial se expandió rápidamente en mercados exteriores, en una época en que exportar todavía era poco habitual. Hoy en día exportamos alrededor del 90% de la producción, vendemos en casi 60 países y nos hemos posicionado como líder mundial en la fabricación y comercialización del caramelo explosivo o Peta Zetas. Esto nos ha permitido compensar la difícil situación económica del mercado español de los últimos años.

Crear productos en los que no haya competencia es ideal para cualquier pyme, pero algo nada fácil, ¿Cómo lo consiguen?

No es cierto que no tengamos competencia, cualquier otro caramelo es competencia del nuestro. Somos únicos en el concepto, pero competimos con muchas otras cosas para conseguir la atención del consumidor. Hoy en día incluso las apps del móvil y los juegos online son competencia indirecta de nuestro producto. Pero la verdad es que el popping candy Peta Zetas sigue siendo la opción más divertida dentro del mundo de los caramelos, es un caramelo único y especial.

Además hemos conseguido encontrar nuestro nicho de mercado frente a competidores, puesto que se requiere un nivel de tecnología e inversión demasiado alto para pequeñas empresas y se obtiene un volumen de negocio demasiado pequeño para que las multinacionales lo vean interesante.

Otro punto a destacar es nuestra fuerte apuesta por las marcas. La marca transmite los valores de los productos a los consumidores y establece un vínculo emocional con ellos. Nosotros creemos en las marcas -marcas como Peta Zetas® en España o Pop Rocks®, Frizzy Pazzy® o Magic Gum® en otros países-, que para los consumidores transmiten algo más que un caramelo que explota, son una memoria de la infancia, son una promesa de diversión y son garantía de calidad.

¿Cuáles son los valores de la empresa que se han mantenido inamovibles durante estas décadas?

Pasión por la innovación, la calidad y la internacionalización. Continúo creyendo en estos valores como motor de crecimiento, pero también pienso que es el equipo de personas que hay detrás, que pone el corazón y la energía día a día en los proyectos, el que puede convertir estos valores en una garantía de futuro para la empresa.

¿Cómo orientan sus campañas de marketing destinadas a la audiencia más infantil y juvenil?

Hemos hecho campañas de televisión y las seguimos haciendo en algunos países, pero cada vez nos enfocamos más a potenciar la presencia online de nuestras marcas y a llegar a los jóvenes apoyándoles en las actividades deportivas o sociales en las que ellos participan. Estamos orgullosos de patrocinar deportes y eventos sociales que compartan nuestros valores.

“Nosotros creemos en las marcas que para los consumidores transmiten algo más que un caramelo que explota, son una memoria de la infancia, son una promesa de diversión y son garantía de calidad”

Por último, ¿Qué recomendaría a una pyme que, a pesar de contar con un producto innovador, no esté obteniendo los resultados esperados?

Es importante saber si este producto innovador satisface alguna necesidad del mercado y si es así, saber transmitirlo. La innovación por si sola no es suficiente, el consumidor debe reconocer en ella alguna ventaja, alguna solución que no tenía anteriormente. Para nosotros Peta Zetas es un caramelo innovador que no solo ofrece sabor dulce, sino que ofrece diversión, risas, una experiencia única. Y luego está claro, luchar por conseguir una buena distribución.

Pero también quiero aconsejar a la gente que empieza con ilusión un nuevo proyecto que valoren, entre otros muchos factores, dónde van a establecerse. Zeta Espacial es actualmente de las únicas empresas en manos catalanas que mantienen, adicionalmente a filiales de comercialización y envasado en USA y México, su sede de fabricación en Catalunya desde su fundación en 1979. Nuestro corazón está aquí, pero también observamos que actualmente otras comunidades autónomas y países emergentes facilitan más el desarrollo de las empresas que Catalunya. Salir al mercado y vender es ya suficiente desafío como para además tener que dedicar gran cantidad de tiempo y recursos a atender continuas peticiones de la Administración, que son tiempo y recursos que no podemos dedicar a ser competitivos y provechosos para continuar creciendo y creando empleo en Catalunya.

Esperamos que el Govern de la Generalitat se dé cuenta de que las pymes son básicas para desarrollar un país y crear empleo. Administración y empresas tenemos que ir de la mano si queremos garantizar un futuro para nuestro país, porque si no las empresas tendremos que buscar nuestro futuro en otras comunidades autónomas o países emergentes cercanos que faciliten la gestión y ayuden al desarrollo de las compañías, y por consiguiente a sus trabajadores directos e indirectos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *