Cuando Internet es un filón para exportar


exportar internet

Daniel Hernández | Madrid

10 de junio de 2015


No es que se esté continuamente inventando cosas nuevas. Todo lo digital tuvo alguna versión analógica en el pasado ¿o es que nadie recuerda la venta por catálogo?, aquellos cedés comprados en la Tipo, o el bestseller del momento que llegaba a nuestras manos gracias al Círculo de Lectores. La diferencia está en que la red lo desborda todo, hace aumentar las cifras exponencialmente y permite conectar casi como por magia a un consumidor y a un vendedor que no sabrían ni pronunciar el nombre del otro.

eBay es una de las plataformas que ha conseguido esa conexión. Un reciente estudio realizado por la compañía muestra que desde 2010 se ha multiplicado por cuatro el número de pymes españolas que exportan a 15 o más países gracias a eBay. El estudio parece demostrar que la facilidad que encuentran las empresas para vender al exterior. Lo demuestra un dato: en 2014 el 95% de las pymes españolas de eBay vendió a algún cliente extranjero.

La crisis ha hecho caer en picado el consumo interno. Esto provocó que bajaran las importaciones y que las empresas se lanzaran a buscar clientes internacionales. La parte buena es que en 2013 se produjo un superávit exterior (lo que sucede cuando el valor de lo que se exporta es superior al de lo que se importa), algo que no se había visto en España las últimas tres décadas. Pero vender por Internet también tiene sus pegas particulares. A la caída del consumo interno hay que añadir que todavía en España un 44% de los usuarios de la red nunca ha realizado una compra online, según el Informe 2015 del Observatorio eCommerce. Esto son 15 millones de personas que están ahí pero no se fían. Serían el equivalente a esos que entran en el centro comercial, se dan un garbeo, disfrutan del aire acondicionado y se sientan en los sillones con sistema de masaje pero sin echar monedas. Lo bueno es que ahí fuera, a pocos clikcs, hay muchísimos consumidores. Según el mismo informe el 56% de las 4.500 tiendas online entrevistadas quieren aumentar su presencia en el exterior. De estas el 19% prevé hacerlo en tres o más países. Pero ¿qué le pasa a la otra mitad (casi) que no quiere salir al exterior? Entre sus argumentos está el precio de la logística, la inseguridad jurídica y el desconocimiento de los mercados exteriores.

El famoso caso de Aceros de Hispania

Ricardo Lop es famoso por pasar de ser un labrador de Castelserás (Teruel) sin experiencia en la venta online (ni en nada que se le parezca a un ordenador, tableta o teléfono inteligente) a regentar Aceros de Hispania, que vende cuchillos, espadas, navajas, armaduras medievales y otras cosas de ese estilo, a todos los rincones del mundo (unos 150 países). Cuando él habla, todo parece fácil. “Tenemos unos 50 y pico mil clientes que no he visto jamás y a los que no hemos fiado ni una peseta ni media”, comentaba Lop en la última edición del Salón MiEmpresa. “Para nosotros la diferencia entre Burgos y Tasmania es el IVA de la factura”, sentencia.

Este empresario puede servir de inspiración a aquellos que no se atreven a salir al exterior por los problemas que plantea la logística. “Uno de los pocos aciertos que hemos tenido en la empresa desde el principio fue ver el mundo como un sólo mercado, pero cada uno vive en su casa y puede estar en el quinto pino, así que tenemos la mejor opción para cada destino y para cada tramo de peso”. Aceros de Hispania exporta material peligroso y eso conlleva algún problema. “Alguna vez se han llamado policías de otros países por armas que se han modificado” comenta con sorna Lop.

Juguetería deMartina y su experiencia en eBay

“Nuestra elección se basó en las opciones de personalización de la plataforma, la confianza y la protección que eBay ofrece a sus compradores y vendedores”, dice Cristina Gómez Reyes, CEO de deMartina. Esta empresa valoró mucho las oportunidades de internacionalización que ofrece eBay. “A través del sistema de traducción de anuncios y de las herramientas de publicación de anuncios internacionales, fue realmente sencillo expandir nuestro negocio a miles de consumidores nuevos”. En un año deMartina ha conseguido vender en más de 16 países pasando de un catálogo de 500 artículos a 8.000 y que podrían convertirse en 200.000 a finales de año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *