El mito de Jobs


Steve-Mobbs

Daniel Hernández | Madrid


Como cuando descubriste que Papá Noel y los Reyes Magos de Oriente no eran lo que parecían, te vamos a dar un disgusto: el emprendedor más común no es ese tipo joven, guapo, con aire rebelde, con la suficiente iniciativa como para abandonar los estudios y montárselo por su cuenta. Es falso. Esos son los que más salen en la tele, los que están todo el día en la boca de los gurús vendemotos (“Steve Jobs abandonó Harvard para construir el imperio Apple, inspirémonos en él”).

El emprendedor medio estadounidense tiene 47 años y un doctorado. Sabemos que muchos a esa edad se cuidan y lucen como chavales, pero lo más probable es que si los juntamos a todos, muy pocos presenten el mismo aspecto que Mark Zuckerberg.

Según el estudio The Demographics of Innovation in the United States, elaborado por el Information Technology and Innovation Foundation, la mayoría de emprendedores tienen una edad comprendida entre los 46 y los 50 años (un 16%), pero también hay un buen número que tiene hasta 55 años (15%). Sólo el 5,8% tienen 30 años o menos.

La enorme mayoría de la muestra tiene una preparación extraordinaria. Casi 8 de cada 10 poseen título universitario. Si nos fijamos en el mayor título que poseen (hay que tener en cuenta que se puede tener una licenciatura, un máster y un doctorado), el 55,7% tienen un doctorado (Casi la mitad de la muestra total posee un doctorado en lo que se conoce en sus siglas en inglés como STEM; ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas). Después viene el 21,8% que posee como máximo un máster o un grado universitario. El 16,6% tienen titulación, pero no es universitaria, y, por último, el 2,9% no tiene título.

El estudio disipa, o más bien aclara, otros mitos. Respecto al peso del sector público en un país que adora lo privado hay que decir, por ejemplo, que a las universidades públicas corresponde más de la mitad de los títulos avanzados que poseen los emprendedores. El 28,2% corresponden a universidades privadas, el 20,5% a universidades extranjeras. En cuanto a las pymes, 6 de cada 10 con menos de 25 empleados recibieron ayudas públicas para innovar.

como-son-emprendedores-americanos

¿Quiénes son los emprendedores de América? (Fuente: Information Technology and Innovation Foundation)

Lo que sí se cumple

Hay informaciones que circulan por los medios que conseguimos interiorizar bien. Existe la idea de que Estados Unidos es un gran polo que atrae talento extranjero. Este estudio lo demuestra. Casi la mitad de los emprendedores son o hijos de inmigrantes o inmigrantes. Estos últimos representan el 35,5% del total. La mayoría de los nacidos fuera procede de Europa (35,4%) y de la India (21,5%).

Otro de los puntos que se demuestra es la brecha de sexo y raza. Sólo el 12% de los emprendedores en los Estados Unidos son mujeres. El porcentaje se reduce al 8% si nos fijamos en miembros de minorías, es decir, innovadores no blancos.

En conclusión, el estudio demuestra que la innovación es más que crear una red social o un imperio informático (que también lo es). “Muchos segmentos de población innovan en diferentes tasas”, dicen los autores, pero “el conocimiento especializado y la experiencia en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, es vital para la innovación”. Estados Unidos tiene mucho talento en esas áreas, aunque gran parte de este lo importa así que “el Gobierno tiene un papel real”.

Como casi todo, esta era una idea que ya habían avanzado las mentes privilegiadas que andan detrás de Los Simpsons. En el segundo capítulo de la vigesimosegunda temporada (Lisa, la prestamista), el malote de Nelson recibe un microcrédito por parte de Lisa. Este decide dejar el colegio y emprender con un taller de bicicletas. Descubrir que Mark Zuckerberg dejó los estudios para montar Facebook le inspira todavía más. Pero sus escasos conocimientos químicos le hacen descubrir que necesita saber más sobre el pegamento y los materiales con los que casa y que eso sólo se aprende estudiando.

Ah, y perdón por el spoiler.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *