Jorge Barroso, cofundador de Karumi: “El mundo va cada vez más al móvil y el que no se suba se quedará fuera”


foto karumi

C.Estévez

Barcelona


Jorge Barroso es co-fundador de Karumi junto a Davide Mendolia e Irene Herranz. Este experto en Android, trabajó durante cinco años como Senior Tech Lead en Tuenti y recientemente ha obtenido el título de Google Developer Exper. En Tuenti, Jorge desarrolló una gran variedad de productos estratégicos para J2ME, Blackberry y especialmente Android.

Con más de diez años de experiencia en ingeniería de software, Jorge se define como un programador pragmático que se esfuerza por mejorar la calidad del software que desarrolla en cada proyecto.

Jorge disfruta al estar en continuo aprendizaje y perfeccionando sus habilidades como desarrollador en un esfuerzo por entender y adaptarse a cualquier evolución empresarial. Como referente del sector tecnológico, Jorge es experto en transmitir los detalles de cada proyecto a través de su excelente oratoria y por ello, es muy conocido entre la comunidad de desarrolladores españoles. Entre sus aficiones destacan su pasión por los videojuegos y los juegos de mesa, además de la música y los festivales.

170112_jorge-karumiJorge, ¿Quiénes fuisteis los fundadores de Karumi?, ¿Cuál era vuestra trayectoria hasta ese momento y por qué decidisteis crear Karumi?

Karumi nace hace tres años de la mano de cinco amigos, cuatro que veníamos de trabajar durante bastante tiempo en Tuenti e Irene que venía de Wayra. Todos teníamos bastante experiencia en nuestro trabajo y teníamos ganas de trabajar juntos y hacer software de la forma que creíamos que se debía de hacer. Queríamos saber si había en España espacio para el software bien hecho y de calidad.

¿Con qué financiación contábais en un principio?

Pues lo mínimo para montar una SL. Tiramos de nuestros ahorros, empezamos trabajando cada uno desde su casa hasta que fuimos a un coworking. Nos dimos 6 meses para arrancar que era más o menos lo que nos podíamos permitir viviendo de nuestro dinero, la verdad es que tardamos menos de un mes en tener clientes y hasta ahora. Así que no nos podemos quejar.

¿Qué servicios habéis ofrecido durante estos tres años?

Pues somos una consultora atípica, ya que nos enfocamos en la calidad y en desarrollo bien hecho. Nuestros servicios son principalmente tres, por un lado desarrollos a medida como cualquier consultora pero nos destacamos en que nuestro software está bien construido, cuidamos los detalles y somos muy honestos con nuestros clientes. Por otro lado ofrecemos formaciones al uso donde enseñamos a los trabajadores de las compañías a mejorar sus habilidades o nuevas tecnología. Y también nos introducimos dentro de los ciclos de desarrollo de las empresas y trabajos con ellas en el día a día, y ayudamos ya sea a mejorar el código, a mejorar los ciclos de desarrollo, la estructura de la empresa, a la vez que sacamos funcionalidades a producción.

Flow Up es hasta ahora el proyecto más ambicioso en el que os habéis embarcado. ¿En qué consiste exactamente y a quién va dirigido?

Flow Up nace de la necesidad de mejorar la calidad de las aplicaciones móviles. FlowUp se compone de un SDK para mobile y una plataforma web que permite a los desarrolladores ver información y alertas sobre el rendimiento de sus apps. Información sobre el consumo de CPU, memoria, disco o tráfico ayudan a los ingenieros a crear aplicaciones que los usuarios quieran usar. Este producto permitirá mejorar la calidad de las aplicaciones desarrolladas hasta cotas nunca antes vistas.

¿Qué tipo de empresas pueden verse especialmente beneficiadas con esta herramienta?

Cualquier empresa se puede ver beneficiada de la herramienta, porque empezar a usarla no lleva más de cinco minutos. Es muy fácil de usar y aporta mucho valor. Empresas grandes como Facebook o Twitter se pueden permitir tener ingenieros escribiendo herramientas o trabajando sobre mediciones de rendimiento de sus aplicaciones, pero otras muchas empresas no tienen esta suerte. FlowUp viene a ayudar a los ingenieros y tenemos planes que se ajustan a cada tipo de empresa.

¿Crees que las pymes españolas están sacando todo el partido a las enormes posibilidades de negocio que ofrecen las Apps?

Creo que nos vamos subiendo poco a poco al carro de las apps, aplicaciones punteras a nivel mundial como Wallapop o Cabify se construyen desde España y cada vez hay un escenario mejor y cada vez más empresas apuntan a un nivel competitivo. Si es verdad que aún hay algunos sectores que les está costando subirse al carro de mobile con buena calidad, como por ejemplo, los diarios deportivos o los supermercados. El mundo va cada vez más al móvil y el que no se suba se quedará fuera.

En ese sentido vosotros con FlowUp contribuís a mejorar la experiencia del usuario de la empresa, clave en toda estrategia de marketing y una acción que permite a las pequeñas y medianas empresas competir con las grandes compañías…

Como indicaba antes, muchas empresas medianas y pequeñas no tienen la capacidad de tener ingenieros midiendo la calidad la aplicación y cuales son los problemas que esta puede tener en un gran parque de dispositivos como tiene Android. Las aplicaciones se actualizan muy a menudo y revisar constantemente el correcto comportamiento de la aplicación es muy sencillo si está automatizado y muy costoso si no lo está. FlowUp aporta valor desde el segundo cero dando información a los desarrolladores que hasta el nacimiento de la plataforma era muy difícil de obtener. Mejorando el rendimiento de la aplicación mejoramos la experiencia de usuario y esto es algo que los usuarios valoran. Apostar por la calidad marca la diferencia y consigue que los usuarios quieran usar la aplicación.

El uso de FlowUp es tan sencillo como agregar el SDK en la aplicación y observar el rendimiento de la app en nuestros dashboards o esperar por nuestras alarmas si hay algo que no va bien. Cualquier persona en la empresa puede ver cómo funciona la app en los usuarios finales, de una forma tan sencilla como observar las estadísticas de uso de nuestras apps o revisar por los informes de rendimiento que enviamos periódicamente.

¿Cuántas empresas usan el software de FlowUp? ¿Quiénes han sido vuestros clientes más relevantes?

Pues en el escaso tiempo que llevamos en las redes es más de una centena de empresas las que han empezado a utilizar FlowUp. Hay empresas de todos los países y tamaños, podemos destacar empresas importantes como Wallapop, Cabify o Jobandtalent. si te pudiera enseñar la lista completa hay muchísimas grandes empresas confiando en nosotros.

¿Cómo os veis de aquí a un año, qué proyectos tenéis en mente y se pueden contar?

Pues estamos empezando el año vamos a seguir ayudando a empresas a mejorar su software. Por temas de confidencialidad no te puedo decir con quien estamos trabajando ahora mismo o quien vamos a trabajar a corto plazo, pero son dos empresas muy grandes a nivel internacional con base en el extranjero. Seguiremos con FlowUp y estamos trabajando en una serie de trainings para desarrolladores que mucha gente nos llevaba pidiendo desde hace tiempo.

Por último, como jóvenes emprendedores que habéis triunfado con vuestros proyectos ¿Qué consejos darías a los que en estos momentos están iniciando la puesta en marcha de su propia empresa?

Pues tres cosas que nosotros teníamos muy claro cuando empezamos. La primera, que no se enamoren de su idea, que la validen, que se den tres meses para saber si hay espacio para lo que quieren hacer y si no es válida que viren o la abandonen.

La segunda, que hablen mucho con sus socios antes de empezar, hay que hablar todas aquellas situaciones que se pueden tener y ponerlas por escrito porque si las cosas van mal no hay problema se cierra y cada uno para su casa. Los problemas vienen cuando las cosas van bien. Si no sois capaces de poneros de acuerdo antes de empezar a trabajar, ni lo intentéis.

La última, que no tengan miedo. El que no se arriesga no gana y es tiempo para valientes. Lo peor que puede pasar es que las cosas vayan mal y vuelvan al tiempo de partida. Suerte y trabajo son claves a día de hoy para poder montar una empresa de la que sentirse orgulloso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *