La formación al alcance de las pymes


formacion-randstad

Redacción | Madrid

8 de marzo de 2015


No hay excusa. La formación no debe dejarse de lado por muy pequeña que sea nuestra empresa. Conviene tener cuidado con el gasto, sí, pero este dejará a la larga de serlo cuando comencemos a ver los frutos, cuando veamos que nuestra pyme se adapta a las nuevas tecnologías, que nuestro equipo progresa y es cada vez más productivo. Existen varias opciones que debemos explorar.

Las bonificaciones

Todas las empresas con centros de trabajo en España y que coticen por Formación profesional tienen un crédito anual para que sus trabajadores realicen cursos. Los costes se bonifican, es decir, se descuenta parte de ellos de las liquidaciones a la Seguridad Social por Formación Profesional, una vez los trabajadores hayan realizado los cursos.

Según la normativa uno de los colectivos con prioridad en el acceso son los trabajadores de pequeñas y medianas empresas. Además la cantidad a bonificar también depende del tamaño de la empresa:

  • 1 a 9 trabajadores: 100%
  • 10 a 49 trabajadores: 75%
  • 50 a 249 trabajadores: 60%
  • Más de 249 trabajadores: 50%

Las bonificaciones se gestionan a través de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, una entidad en la que participan las principales organizaciones sindicales y empresariales así como la Administración (comunidades y Estado). En su web se puede acceder a un simulador para calcular los descuentos a los que se tiene derecho. El cálculo del crédito se hace en base a los pagos del año anterior por concepto de Formación Profesional y la bonificación.

Es importante estar informado de este sistema porque se pueden recibir importantes incentivos por la formación de nuestros trabajadores, sobre todo si la empresa es pequeña. En todo caso, y como desventaja que presenta esta opción, hay que señalar que la burocracia es farragosa.

La opción del e-learning y el b-learning la formación mixta y online

E-learning y B-learning son conceptos que han venido para quedarse. Han revolucionado y dinamizado la difusión y el aprendizaje de conocimientos adaptados a la empresa. El primero tiene que ver con la formación online y el segundo con la mixta, la que combina la presencial con tutorías presenciales. Ambas son opciones a estudiar en una pyme debido a la reducción de costes que ofrecen. Se eliminan o reducen gastos de traslado, alojamiento o almacenamiento de material didáctico.

Los cursos e-learning se ofrecen e imparten a través de plataformas específicas y creadas para ello. Son conocidas como LMS, siglás en inglés de Sistema de Administración del Aprendizaje (Learning Management System). Estas plataformas ofrecen los contenidos de los cursos con distintos formatos (texto, vídeo, audio) y centralizan la comunicación con el profesor y entre alumnos. En este sentido el boom es espectacular y la oferta cuasi infinita. Se pueden encontrar plataformas desarrolladas por proveedores o también de código abierto (open source). En esas plataformas se pueden encontrar a distintos creadores de cursos que ofrecen su formación.

También existe la opción de la formación mixta. Esta es conocida como b-learning (la b viene de blended, mezclado en inglés). Esta opción puede ser interesante para salvar las limitaciones que pueda tener la formación puramente online.

Además del ahorro también hay otras ventajas que se debe tener en cuenta: con el e-learning o b-learning se imparten conocimientos homogéneos a toda una organización, por muy dispersa que esté. Además se hace rápida y ágilmente gracias a la red. También gracias a la evolución de la conectividad, el empleado o directivo de la empresa puede acceder a la formación con cualquier dispositivo y una tarifa de datos o red wifi.

La externalización

Tener un departamento propio que organice la formación de la empresa es complicado. Y más si la compañía es pequeña y con recursos limitados. Una opción es externalizar para recibir servicios a medida. Recuerda que el fin es desarrollar el talento de tus trabajadores así como de los propios directivos de la compañía, algo que redundará en tu propio beneficio.

Con la ayuda correcta de profesionales del sector se puede acceder a un plan personalizado con contenidos personalizdos a nuestras necesidades e impartidos a tu medida. Externalizar la formación de la empresa también conlleva la ventaja de dejar en manos de otros la gestión de la bonificación de la formación.

El servicio Randstad Traning ofrece a las empresas la adecuación de los contenidos y la impartición mediante diversas metodologías (e-learning, presencial, b-learning…). Con un servicio así se puede transmitir de forma rápida los contenidos adecuados y alineados a los objetivos estratégicos de nuestra compañía. Además, Randstad ofrece solucione globales, profesionales y amplias, que engloban procesos como la logística de la formación, la gestión de proveedores, el diseño de acciones formativas, la elaboración de planes de formación, administración de la información, identificación de itinerarios formativos, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *