¿Qué forma jurídica elijo para mi empresa?


fotoformajuridica

Redacción

Barcelona


Si has decidido poner en marcha tu proyecto una vez analizados todos los puntos, el siguiente paso que deberás seguir como emprendedor es el de escoger la adecuada forma jurídica para tu futura empresa. La Secretaría general de la Industria y de la pequeña y mediana empresa del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, recoge una explicativa clasificación de los distintos tipos de empresas previstos en la legislación española. Atendiendo a la forma en la que inicialmente se clasifican las empresas, distinguimos tres grupos:

Personas físicas: Empresario Individual y Emprendedor de Responsabilidad Limitada.

Son personas físicas aquellas que ejercen una actividad económica en nombre propio asumiendo el control y el riesgo derivado de su actividad. Comúnmente se las conoce como autónomos.

Colectividades sin personalidad jurídica:

La Comunidad de Bienes y la Sociedad Civil (puede tener personalidad jurídica si los acuerdos son públicos).

Personas jurídicas:

Sociedades Son asociaciones voluntarias de personas físicas o jurídicas que desarrollan una actividad económica mediante la aportación de un capital social y cuya responsabilidad, salvo excepciones, está asumida por la sociedad. Adquieren la personalidad jurídica cuando se inscriben en el Registro Mercantil.

Tipos de personas jurídicas:

  1. Sociedades Mercantiles:

-Sociedad Colectiva

-Sociedad Comanditaria Simple

-Sociedades de Capital: Sociedad de Responsabilidad Limitada,  Sociedad Limitada de Formación Sucesiva, Sociedad Limitada Nueva Empresa, Sociedad Anónima, Sociedad Comanditaria por acciones.

  1. Sociedades Mercantiles Especiales (son sociedades que están sujetas a obligaciones y derechos que no existen para el resto de las sociedades):

-Sociedad Laboral (Limitada y Anónima)

-Sociedad Cooperativa

-Sociedades Profesionales

-Sociedad de Garantía Recíproca

-Entidad de Capital-Riesgo

-Agrupación de Interés Económico

Diferencias entre las personas físicas y las personas jurídicas Responsabilidad frente a terceros

Persona física:

  • Asume el riesgo directamente
  • Dirige la empresa
  • No hay diferencia entre el patrimonio social y el individual; por lo tanto, la responsabilidad frente a terceros es ilimitada (salvo la vivienda habitual en el caso del Emprendedor de Responsabilidad Limitada)

Sociedades:

  • Hay diferencia entre el patrimonio de la sociedad y el propio de los socios
  • La responsabilidad frente a terceros está sujeta a la aportación de capital (salvo excepciones referidas a las sociedades colectivas y comanditarias).

Trámites administrativos

Las sociedades tienen que realizar los trámites oportunos para la adopción de la personalidad jurídica, mientras que las personas físicas sólo han de realizar los trámites administrativos correspondientes al ejercicio de la actividad.

Capital mínimo para la constitución

Las personas físicas no necesitan aportar un capital mínimo exigible por la legislación, mientras que las jurídicas sí, salvo excepciones.

Tributación de los beneficios

Las personas físicas tributan sus rentas por actividades empresariales en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mientras que las sociedades, en general, lo hacen a través del Impuesto sobre Sociedades.

La Dirección General de Industria y de la PYME facilita a los emprendedores la elección de la forma jurídica. Mediante un pequeño cuestionario se van acotando los distintos tipos de empresa, mostrando aquellas que se ajustan a las circunstancias de los futuros empresarios.

Puedes consultar dicho cuestionario en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *