La generación Z: jefes con conciencia medioambiental


Generacion-Z

Redacción | Madrid

20 de noviembre de 2015


Hay toda una generación que comienza a incorporarse al mercado laboral. Tienen un nombre, aunque probablemente muchos de ellos no lo sepan: son la generación Z. Se trata del grupo demográfico nacido entre 1994 y 2010, o sea aquellos que tienen a día de hoy entre 4 y 21 años.

Los componentes de la generación Z cuentan con un hecho diferencial respecto a otras que les preceden (Millenial, Baby-boomers) y que les acerca, salvando las distancias, a las generaciones más mayores. Los Z han nacido o bien al final de un ciclo expansivo o ya directamente en plena recesión, con altas tasas de paro y ya con la amenaza real del cambio climático sobre toda la humanidad.

Los miembros de la generación Z representan casi el 26% de la población mundial. En España, por causa de la baja natalidad, su porcentaje cae hasta el 17,9% con cifras del censo del INE a fecha 1 de enero de 2015. Estadística también confirma, a través de la Encuesta de Población Activa (EPA), la evolución negativa en la ocupación de los grupos de edad Z e Y. Entre el último trimestre de 2011 y el tercero de 2015 (fecha de la última EPA) hay 89.900 ocupados menos entre 20 y 24 años. De 25 a 29 años son 354.600 menos. Sólo les superan quienes tienen entre 30 y 34 años, rango en el que se hay 427.400 ocupados menos.

Pero ¿cómo es y cómo se comporta este grupo? Las comparaciones son odiosas, pero útiles. Si los enfrentamos a la generación Y, o Millenials; un grupo que todavía estudian muchas marcas y cuyos miembros se rifan muchas compañías, vemos que los Z tienen todavía mayor espíritu emprendedor. Según Millenial Branding un 17% de los Z quiere comenzar un negocio, frente al 11% de los millenial. Lo mismo ocurre con otras características propias de la generación Y, que en la Z se intensifican. Por ejemplo sólo al 28% le motiva el dinero para trabajar más duro frente al 42% de los millenial.

Cada generación de jóvenes ha tenido que soportar históricamente sobre sus espaldas el peso de los clichés. Son unas piedrecitas que les colocan en la mochila los mayores, quienes están a una distancia suficiente como para no entenderles. De los veinteañeros hemos oído que son ninis (apelativo puesto a quién no desea ni trabajar ni estudiar) o que están todo el día enganchados a cualquier aparato con conexión a Internet. Lejos de lo que se cree, los miembros de la generación Z prefieren la comunicación cara a cara frente al jefe (un 51%, según Millenial Branding), frente al 16% que prefiere hacerlo por email o el 11% que opta por mensajería instantánea tipo Whats App.

Pero esos datos dan pistas de cómo se comportan en el trabajo, en el día a día. Sin embargo, para atraer el talento de la Generación Z es imprescindible estar en las redes sociales. Así lo apunta Dan Schawbel, fundador de WorkplaceTrends.com. La clave para que las empresas capten este talento está en ser transparente, en mostrarse tal y como son, porque estamos ante una generación de idealistas. En este sentido el 41% manifiesta que le gustaría trabajar en compañías medianas con valores de protección del medio ambiente, seguido de grandes empresas (38%) según un estudiode la consultora norteamericana OfficeTeam.

En España, según el Randstad Workmonitor estos jóvenes apuestan por el trabajo flexible. Dicen sí el 61% de los encuestados. Además, una vez comienzan a trabajar la mayoría (65%) transmiten conocimientos sobre tecnología y los últimos avances a sus compañeros más mayores.

Estos jóvenes han aprendido de sus padres la necesidad de estar aprendiendo continuamente, pero se han desvinculado de esa cierta “titulitis” que aqueja a los millenial. Ahora hay todo tipo de recursos cibernéticos (desde Coursera, hasta tutoriales de Youtube) que les permiten aprender al instante casi cualquier cosa. Según un estudio de Pew Research Center, más de la mitad de los Z usan la red de vídeos de Google u otras redes sociales para aprender, lo cuál elimina en parte esa creencia de los mayores de que nada bueno se puede estar haciendo todo el día conectado.

Lo que cambia radicalmente en esta generación respecto a otras es que los Z se ven como sus propios jefes. Se acabó el buscar una plaza segura para toda la vida, rasgo diferenciador que ya se veía en los millenial. 6 de cada 10 miembros de la Generación Z preferirían trabajar para sí mismos que para otro según el Winter/Spring 2015 Cassandra Report. Una generación de jefes más conscientes de las limitaciones del planeta, un retrato para los Z alejado de lo que muchos piensan.

 

infografía Randstad Workmonitor | Q4 - 2014 | generación Z en mercado laboral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *