Internacionalizarse con Facebook


facebook-pymes

Daniel Hernández | Madrid

2 de febrero de 2015


Las redes sociales también pueden ser un buen aliado para que las pequeñas y medianas empresas españolas ganen presencia y relevancia internacional, e incluso para que exporten sus productos. Sus herramientas se han desvelado imprescindibles para optimizar esfuerzos y recursos económicos. Las pequeñas consiguen exportar a golpe de click y las medianas las usan como avanzadilla a un desembarco comercial (distribución de productos, apertura de franquicias, etc.) en distintos y remotos lugares del mundo. Hay infinidad de redes, pero muchos coinciden en opinar que Facebook les ha sido de gran ayuda.

Interior de la tienda de Gafa Vintage en Madrid

Interior de la tienda de Gafa Vintage en Madrid

Ahí comenzó Gafa Vintage, una empresa que vende “gafas con historia” desde los años 50 hasta los 90. Compran marcas originales de colecciones privadas y luego las ponen a la venta. “Sabíamos que, en principio, una tienda física no tendría mucho futuro, porque es un producto muy de nicho”, dice Sandy Moragón socia de la empresa junto a Jorge Portela. “Entonces decidimos testar la viabilidad del proyecto a través de Internet.” Por eso empezaron montando una “primitiva” Fan Page “y vimos cómo a partir de ahí fuimos capaces de darnos a conocer a nuestro público objetivo, y llegaron las primeras ventas”, añade Sandy. Después esa Fan Page cobró otras funciones como testar producto. “Por ejemplo, antes de comprar nosotros gafas, las subíamos a Facebook y veíamos qué aceptación tenía en función del número de likes y comentarios”.

“La ventaja es poder segmentar el público por edad, sexo, etcétera”, afirma Alejandro Casado, director de marketing de Menbur, una empresa familiar con 40 años de trayectoria y dedicada principalmente a la venta de zapatos de fiesta. “Hay herramientas muy potentes como los intereses, cuando alguien pulsa ‘me gusta’ a algo está hablando sobre sus gustos”.

Es un paso más allá de la Fan Page, la publicidad en Facebook, que permite enviar un mensaje a cualquier rincón del mundo con la certeza de que lo recibirá el público objetivo de la empresa. En el segundo trimestre de 2014 la red capitaneada por Mark Zuckerberg ganó 2.910 millones de dólares, un 60,5% más que en el mismo periodo del año anterior y 100 millones más que lo que tenía previsto. La práctica totalidad de esos ingresos fueron por publicidad y de esos, 6 de cada 10 dólares vinieron de la publicidad móvil que experimentó un crecimiento del 41% interanual.

Esa publicidad también la usa Rincón Artesano, que vende muñecas artesanas personalizadas a gusto del cliente e inspiradas en las fofuchas, aunque ellos las llaman mariolas. Nació hace tres años de la mano de José Antonio González y su mujer. “A veces invertimos algo en publicidad de Facebook, pero son cantidades ridículas en comparación con la publicidad tradicional. Lo que te facilita Facebook es que llegas directamente al cliente”, dice José Antonio.

Celebración de Rincón Artesano por sus 100.000 seguidores en Facebook.

Celebración de Rincón Artesano por sus 100.000 seguidores en Facebook.

Rincón Artesano también usa otras herramientas de Facebook como los grupos, que recuerdan mucho a los antiguos foros de Internet y que reúnen a personas con los mismos intereses. Lo hacen para vender productos de su segunda línea de negocio: accesorios para otros artesanos. “A través de los grupos trabajamos con un catálogo de productos que mandamos a los interesados”, añade José Antonio.

Todas las empresas presentes en Facebook usan las páginas, es “la extensión del negocio, un medio para compartir actualizaciones y otras novedades con las personas más importantes” (así lo vende la red) y las personas importantes pueden estar en cualquier parte del planeta. Gafa Vintage comenzó su andadura en Facebook. Hace unos meses abrió tienda física en Madrid, su clientela está principalmente en España, aunque desde el primer día venden a muchos países. “Conseguimos una remesa de unas Versace de los años 90 – dice Sandy – horrorosas para nosotros, muy doradas, muy ostentosas, pero que tienen mucha acogida en toda la cultura Hip Hop. Entonces fuimos capaces de segmentar muy bien la audiencia a la que queríamos dirigirnos y toda esa partida de gafas que conseguimos la colocamos enteramente en Nueva York y Los Ángeles”.

“Nuestro mercado principal es el español, pero mandamos productos a Estados Unidos, Canadá, diferentes países de Europa y México” dice José Antonio. Menbur también está en México y Facebook fue un aliado para conquistar aquél mercado. “Cuando segmentas puedes decir ‘quiero mujeres de tal edad y con tales gustos’, así vas al público cercano. Entonces nosotros hicimos una campaña, conseguimos 40.000 seguidores y comenzamos a vender”, explica Alejandro. Es una manera de explorar un mercado sin demasiado esfuerzo económico. “A veces es recomendable, cuando tienes la certeza de que te estableces en un mercado, antes de abrir una tienda o comenzar la distribución, comenzar con una estrategia en redes sociales”. Menbur usa diferentes perfiles. “En España tenemos casi 200.000 seguidores, pero también tenemos un perfil en Oriente Medio, por ejemplo, con 60.000 seguidores, entonces llegar a 60.000 personas que están tan lejos de aquí y comunicar una noticia es muy interesante.

Pero, ¿por qué Facebook mejor que otras? “Twitter es algo más instantáneo – comentan desde Rincón Artesano – y para nuestro producto no tiene tanta repercusión. Google Plus, aunque va creciendo no tiene tanta gente, y otras plataformas como Pinterest las usamos más a modo de escaparate.” Alejandro destaca la adaptabilidad de Facebook para las empresas aunque critica que el algoritmo que usa no permita que todos vean en todo momento las publicaciones de la página, “eso genera incertidumbre”, dice.

Rincón Artesano celebró en septiembre sus primeros 100.000 seguidores. Lo comunicó, por supuesto, en Facebook pero también en su blog, la primera herramienta de Internet que usaron y que siguen alimentando. Porque tal vez el tiempo de las bitacoras pasó pero en el mundo online el futuro es mañana y no se sabe muy bien qué instrumentos vendrán o cuáles se volverán a poner de moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *