La innovación en las empresas medianas de la Bolsa


innovacion medcap

Daniel Hernández | Madrid

3 de junio de 2015


Las empresas de mediana capitalización pudieron explicar sus avances en la última edición del foro MedCap organizado por Bolsas y Mercados Españoles. Aquí van tres ejemplos de desarrollo I+D: dos de empresas farmacéuticas y una de recursos del agua para uso recreativo.

Rovi y los sistemas de liberación de fármacos

El área de innovación y desarrollo es crucial para una empresa, mucho más si su sector es el farmacéutico. A Rovi le ha servido para salir fuera, como dice su director financiero Javier López-Belmonte. “Es la innovación la que hace que hayamos pasado de no vender casi nada fuera de España los últimos diez años a que suponga casi el 40% de la facturación”. El año pasado la compañía cerró con un aumento del 9% en las ventas y un beneficio neto de 24 millones de euros, un 11% superior al de 2013. En el primer trimestre de 2015 ya se han superado las expectativas de ventas para todo el año.

La investigación se centra actualmente en dos áreas: la glicómica (con productos anticoagulantes) y los sistemas de liberación de fármacos. Este último es la punta de lanza de Rovi. “Uno de los grandes problemas que tiene la medicina actual es que la mayoría de enfermedades son silenciosas, lo que hace que muchos pacientes dejen de tomar la medicación o la tomen de forma irregular”. Este sistema, conocido como ISM permite inyectar la medicación automáticamente durante un periodo de hasta seis meses.

Uno de los productos tiene previsto para finales de año entrar en fase III, es decir en ensayos clínicos con pacientes. Se trata de la formulación inyectable mensual Risperidona para personas con esquizofrenia.

Reig Jofre: Open Innovation

Reig Jofre nace fruto de la fusión de la antigua empresa familiar que era con Natraceutical. Se dedica a los productos de farmacia como antibióticos e inyectables y para especialidades (principalmente la ginecología); y la parafarmacia, heredada de Natraceutical y con el foco puesto en los complementos nutricionales. La nueva Reig Jofre lleva 5 meses cotizando en el mercado continuo de la Bolsa de Madrid.

Esta compañía tiene su visión puesta en los mercados exteriores, que representan el 60% de la facturación total. Cuenta con comercialización directa en Francia, países nórdicos, Benelux, Reino Unido y Portugal. Llega hasta 50 países gracias a acuerdos con socios.

Frente a otros modelos cerrados que desarrollan productos con medios propios Reig Jofre ha optado por el Open Innovation. “La compañía puede acceder a pequeñas empresas ligadas a la investigación y nosotros actuamos como tractor”, dice el consejero delegado Ignasi Biscosa. Se trata de una forma imaginativa de asumir lo que en principio era inasumible para la empresa. “Tenemos algunos proyectos que desarrollamos cien por cien internamente, pero buscamos algo más abierto para compartir riesgo y retornos”.

Entre los productos lanzados con éxito últimamente está un kit de diagnóstico molecular de cáncer de endometrio. Otro proyecto es Nifepar, un tratamiento oral para la amenaza de parto prematuro. Con él se evitan las soluciones inyectables y se permite que la paciente pueda estar en casa.

Fluidra: las piscinas conectadas a Internet

Fluidra es una empresa que desarrolla productos para instaladores profesionales de piscinas y de todo lo que tenga que ver con el agua para un uso de recreo. Está fuertemente internacionalizada con presencia en 43 países y una facturación del exterior que representa el 80%. La mayoría viene de Europa, pero también tienen su peso los mercados asiático y australiano.

La compañía también se ha subido al carro del Open Innovation mediante colaboraciones con agentes externos. El desarrollo de su innovación se hace en centros de excelencia repartidos en todo el mundo: España, Israel, Australia o Estados Unidos.

Hasta ahora la innovación de la empresa “estaba basada en el desarrollo de la siguiente generación de un producto existente”, dice su director general corporativo, Xavier Tintoré. Este trabajo continúa y representa un 80% de la I+D pero empieza a convivir con un modelo nuevo. Se trata del Internet of pools. Basado en el Internet de las cosas este modelo conecta a la red las piscinas. De esta manera el instalador consigue identificar sin necesidad de desplazamientos un problema para luego ir con el material y el personal justo y necesario para arreglarlo. En definitiva se consigue ser más eficiente y gestionar un parque mayor de piscinas.

“En el mundo hay 17 millones de piscinas instaladas – dice Tintoré – y si conseguimos conectar sólo un millón a Internet cobrando 5 euros mensuales por el servicio la facturación del grupo aumentaría un 10% gracias a una línea de negocio que hoy es inexistente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *