Pautas para mejorar tu comunicación a través de la oratoria


foto oratoria

 

Javier González,

Coach y CEO de Magna Coaching


La comunicación forma parte de nuestras vidas. Recordemos que comunicamos con todo, tanto con nuestro mensaje verbal como con el mensaje no verbal (gestos, lenguaje corporal, entonación de voz, movimientos, etc). Solo tenemos que fijarnos en las formas de comunicación que los políticos nos están mostrando en estos últimos meses; cómo se saludan, se miran y se comportan los unos con los otros y los mensajes que nos transmiten.

La comunicación se establece cuando un emisor envía un mensaje a un receptor. El mensaje que se envía debe ser limpio, claro y directo para que el receptor lo entienda. Los problemas de la comunicaciónvienen cuando tanto el emisor como el receptor dan por sentado supuestos de actuación o conocimientos previos en la otra parte que no se ajustan a la realidad, son los juicios e interpretaciones que hacen del mensaje en su conjunto (verbal y no verbal). Y otra gran barrera a esa comunicación eficaz y fluida, se establece cuando se detectan incongruencias entre el mensaje verbal emitido y todos los demás elementos no verbales.

¿Qué elementos de la oratoria podemos usar para mejorar nuestra comunicación?

  • Establecer una escucha activa. Tenemos que mostrar a nuestro interlocutor que lo que dice nos interesa y que le estamos prestando atención; esto lo hacemos a través de:

-El contacto visual

-Resumir lo que nos ha dicho antes de seguir la conversación, lo que conocemos como parafraseo.

 -Sintonizar nuestros movimientos corporales y de voz con nuestro interlocutor; lo que se denomina “rapport”

 -Siendo concretos en nuestras apreciaciones y basándonos en hechos; comunicación asertiva.

  • Configurar el mensaje para el público o interlocutor al que nos vayamos a dirigir. La audiencia es algo que se tiene en consideración cuando hablamos de oratoria. Es fundamental saber a quién nos vamos a dirigir y cómo estructurar nuestro mensaje para esa audiencia en concreto. También hay que considerar el lugar o espacio en el que la comunicación va a tener lugar. Es decir que tenemos que conocer dónde va a estar situado nuestro interlocutor y cómo nos vamos a posicionar respecto a él y cómo van a ser nuestros movimientos para que nuestro lenguaje corporal sea congruente con el verbal. Ser consciente de nuestro lenguaje no verbal, estudiarlo y modificarlo para que coincida con lo que queremos decir es fundamental para la fluidez en nuestra comunicación.
  • Comprobar que el mensaje ha llegado a nuestro interlocutor como nosotros queríamos que llegase. Lo denominamos feedback, es decir, hacer que el interlocutor “repita” el mensaje que hemos dicho para comprobar lo que realmente ha entendido. Si hacemos esto descubriremos, en muchas ocasiones, que el interlocutor ha pasado el mensaje a través de sus propias interpretaciones y eso ha causado una distorsión y, por tanto, un error de comunicación. Ese feedback puede ser muy sutil o algo más directo dependiendo de la posición jerárquica que mantengamos con el interlocutor.
  • “Lo bueno, si breve, dos veces bueno, indica un dicho popular. Se trata de centrar el mensaje en lo que consideremos más importante, haciéndolo lo más sencillo posible. Al inicio de nuestra comunicación debemos atraer el interés del interlocutor, esto se aprende muy bien cuando trabajamos el “Elevator Pitch” dentro de las técnicas de comunicación en ventas. Este mensaje debe repetirse al inicio y final de la comunicación que tengamos con nuestro interlocutor, debido a que la curva de atención en la audiencia decae después de los primeros minutos y es al comienzo cuando se mantiene más alta. Repetir el mensaje al final establece un refuerzo que asienta lo que queremos transmitir.

Hemos indicado que la comunicación entre dos interlocutores, tanto individuales como grupales debe ser fluida. Para que sea así hace falta que esté desprovista de juicios, que el mensaje verbal sea congruente con el no verbal, que sea enunciada en positivo yque sea asertiva(empatizada y carente de agresividad).

La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotros mismos, determina la calidad de nuestras vidas” Anthony Robbins.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *