¿Quieres abrir una franquicia? Repasa antes estos consejos


foto franquicia

C.Estévez

26 de julio 2015


Si estás en estos momentos planteándote la opción de abrir una tienda o negocio y contemplas hacerlo bajo la fórmula de la franquicia, te interesa leer esta entrevista. Desde la propia experiencia de un periodista y emprendedor que en su día decidió que su futura empresa estaría bajo el paraguas de una conocida marca, repasamos todos aquellos detalles que deberías tener en cuenta antes de lanzarte o reorientar tu actual actividad.

Juan Luis Miravet es licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Ha ocupado diversos puestos de responsabilidad en Círculo de Lectores, Salvat y RBA. Actualmente es director de Big Rights, consultora especializada en la gestión de contenidos editoriales y audiovisuales y tiene como clientes a grupos editoriales, diarios, productoras audiovisuales y televisiones en todo el mundo. Apasionado por el mundo de las tiendas, en 2012 decidió diversificar su actividad y abrió en Barcelona una tienda de una popular franquicia de helado de yogur. Su enorme entusiasmo no evitó que la aventura acabara en un estrepitoso fracaso en tan sólo ocho meses… Fruto de aquella experiencia decidió escribir “¿Por qué fracasé con mi franquicia?” (Editorial Profit)


mirabet_Juan_LuisJuan Luis, desde tu experiencia personal, ¿dirías que montar una franquicia es un negocio seguro?

No existe un negocio seguro, sea o no franquicia. Tiene ventajas e inconvenientes, como todo en la vida. La clave es hacer lo posible por evitar los errores que comento en mi libro. Y mantener la cabeza muy fría siempre.

¿Cómo decidir el sector al que quiero dedicarme? ¿Qué proceso debería pasar todo futuro empresario antes de decantarse por esta fórmula?

Lo primero es analizarse a uno mismo con detalle, lo primero es tener claro que uno tiene espíritu emprendedor, y que es capaz de convivir con la incertidumbre que supone montar algo. Porque no todo el mundo sabe sobrellevarlo.

Después, como digo en mi libro, hay que seguir una serie de pasos, como no dejarse llevar por el exceso de entusiasmo, hablar con otras personas que han abierto la misma franquicia, hacer bien los números con realismo y sin cuentos de la lechera…..

A la hora de elegir el sector de actividad al que vamos a dedicarnos, ¿es mejor dejarse arrastrar por la ilusión y gustos personales o por la realidad del mercado?

Sin duda hay que seguir la tendencia del mercado y con ser un revolucionario romántico que rema contracorriente. Pero tampoco dejar de analizar si es posible abrir algo que además nos guste porque sea de una temática afín a nuestros gustos o aficiones.

¿Qué margen de personalización puedo aportar a mi franquicia?

Generalmente poca, pero en lo que sí se puede actuar con independencia es en la gestión, en la dedicación y en la ilusión con la que afrontar todas las cosas. Es la clave. La personalidad que une pueda aportar al negocio para que funcione.

¿Mejor emprender esta aventura empresarial con socios o solos?

Definitivamente sin socios. En mi libro hay un capítulo entero dedicado a ello. Si hace falta dinero mejor hablar con un banco antes que buscar un socio que lo ponga.

Antes de firmar un contrato con una empresa franquiciadora, ¿a qué parte de la letra pequeña deberíamos prestar especial atención?

A la duración, el área de exclusividad, las razones para cancelar el contrato por parte del franquiciador, el porcentaje de royalty por publicidad -si lo hay- que quede claro a cambio de qué tipo de acciones de publicidad o marketing, que figuren en contrato.

Los tres errores que no deberíamos cometer serían…

Exceso de entusiasmo.

No hablar antes con personas que ya han abierto la misma franquicia.

Elegir el local equivocado.

Escoger al personal adecuado es fundamental, pero si no somos expertos en selección de personal…. en tu libro explicas que no se puede ser a la vez “director general y fontanero”. ¿No saber externalizar es un grave error que puede desembocar en el fracaso?

En mi opinión nosotros debemos elegir al personal, porque sabemos mejor que nadie qué perfil y actitud queremos que tengan. Si no lo tenemos claro, siempre podemos pedir a alguien próximo con más experiencia que nos ayude en las entrevistas. Creo que nosotros debemos centrarnos en el negocio en sí, en el día a día. Lo que hay que externalizar son temas como la gestoría, impuestos, nóminas, gestión licencias con ayuntamiento, etc.

¿Qué síntomas detectan que es momento de cerrar el negocio antes de que nos arruinemos por completo?

Pues por desgracia suele ser evidente. Si las ventas no crecen especialmente en las fechas en que deberían hacerlo -rebajas, Navidad, verano en el caso de heladerías- pues parece claro que la cosa no funciona. Pero otra cosa importante es saber esperar a que una tienda se vaya asentando y coja velocidad, algo siempre necesario mientras las ventas no vayan cayendo y no haya más remedio que cerrar.

Por último, en el caso de que hayamos fracasado con una franquicia, ¿nos hace inválidos para volverlo a intentar con otra actividad bajo la misma fórmula de explotación o todo lo contrario? 

En mi opinión fracasar es la mejor manera de aprender, y por tanto creo que nos hace mucho más válidos para intentarlo otra vez con la perspectiva que nos permite el fracaso anterior. Lo tengo muy claro. Otra cosa es que el nuevo proyecto deba ser bajo la fórmula de franquicia o no. Pero eso ya es otro tema…

 

One comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *