¿Repites a menudo en tu pyme la expresión “algún día…”? ¡Ahora es el mejor momento!


fotoahoraeselmomento

Luis Alberto Santos

Impulsor de Talento


Para la mayoría de las cosas importantes, el tiempo siempre es un problema. Tendemos a posponer las tareas esperando que las condiciones sean perfectas, y nos repetimos constantemente “algún día”, frase que ha dejado muchos sueños encerrados en un cajón.

Esto nos sucede a menudo en todos los ámbitos, y cómo no, también sucede en las empresas. Los pequeños empresarios y emprendedores cada día sufren momentos de indecisión, inseguridad y desánimo que pueden echar por tierra todo lo que con tanto trabajo han creado. La línea entre echar el cierre y seguir un día más es muy fina. Y todo ello ocasionado por un pensamiento… “algún día”…

Y es que, las empresas son personas, y las personas tienen emociones. Hay miedo e incertidumbre, muchas veces condicionados más por el entorno que por ellos mismos, y por eso es muy importante saber gestionarlo, para que ese “algún día” sea “Ahora”. ¿Por qué posponer algo que va a hacer crecer la empresa y a reportar tantas satisfacciones? Una empresa crece proporcionalmente a lo que crecen las personas que la componen.

En el momento de tomar decisiones, la lista de ventajas e inconvenientes siempre va a existir, así que, si es importante, lo mejor es hacerlo e ir corrigiendo sobre la marcha. El camino se hace andando, disfrutando del camino, como decían los sabios. Haz cosas y te sucederán cosas.

Tal y como decreta el libro “Haz lo que Temas Hacer”, recientemente galardonado con el Premio al Mejor Libro de Crecimiento Personal 2017 de la Editorial Círculo Rojo, muchas personas están esperando el instante perfecto para cambiar su devenir, y realmente no hay mejor momento que el presente. Un mensaje esclarecedor que pone en tela de juicio la práctica costumbrista en el mundo empresarial de parálisis por análisis… y es que, algo que está paralizado, no crece, y lo que no crece, se estanca… y ya sabemos qué es lo que pasa cuando algo se estanca: crisis.

“Una empresa crece proporcionalmente a lo que crecen las personas que la componen.”

Un momento coyuntural de crisis es un momento de cambios bruscos, en los que hay pueden haber dos opciones, o vive, o muere… o sea, o creces o echas el cierre. Esta es la realidad que nos encontramos hoy en el tejido empresarial, y es que, ese “algún día” ha provocado que muchas empresas no hayan sabido sortear los obstáculos y adaptarse a las vicisitudes del momento actual. Un momento actual donde la inmediatez y la rapidez en la toma de decisiones son cruciales ante la volatilidad y alta incertidumbre del entorno.

La globalización, el desarrollo de nuevas tecnologías, Internet, la robótica, y la mano de obra barata de los países emergentes, han trastocado nuestra manera no sólo de consumir, sino de producir y, por ende, la relación con los puestos de trabajo. Las decisiones del pasado no tienen nada que ver con los retos presentes, y es ahora cuando hay que tomar las decisiones importantes, mañana ya puede que esa decisión carezca de validez y sentido.

La flexibilidad, el manejo de las nuevas tecnologías y el desarrollo personal para la gestión de las emociones, como el miedo y la incertidumbre, son parte del día a día de cualquier empresario y emprendedor, y que deberá adquirir nuevos conocimientos adaptados al momento presente. Y no, no es una decisión, en esta nueva Era es una exigencia, y cada uno de nosotros somos responsables de seguir actuando como hacíamos en un mundo que ya no existe o tomar las riendas para vivir acorde a este siglo.

Si no es ahora ¿Cuándo?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *