“Siempre debe estar presente la capacidad de asumir ciertos riesgos en momentos determinados”


foto artero

C.Estévez

18 de mayo de 2015


Los hermanos Álex y Eduardo Artero dirigen en la actualidad la compañía que ostenta el apellido familiar. Artero fue fundada por su bisabuelo hace más de 100 años como una tienda de herramientas para esquilar animales. Desde entonces esta pyme catalana ha logrado, tras una profunda reconversión, ser un referente mundial en los utensilios de cocina y de peluquería. Además de mantener su negocio de cuchillos, la empresa se ha enfocado sobre todo en el sector de la peluquería humana y canina.

Sin embargo su mayor transformación ha venido de su apuesta por la internacionalización. De vender casi exclusivamente en España, Artero se ha convertido en una multinacional referente en más de 40 países, una estrategia que en su momento fue producto del estallido de la actual coyuntura económica. Desde el inicio de la crisis, Artero ha dado un empujón a sus ventas internacionales que ahora ya superan el 20% de su facturación. ¿Fue la decisión de salir al exterior la tabla de salvación de esta pyme?, ¿Cómo ha sido el proceso de internacionalización?, ¿Qué obstáculos fueron los más difíciles de superar?… Para contestar a todas estas preguntas, entrevistamos a Álex Artero, director general y biznieto del fundador.

Álex, ¿Cómo nos resumirías la trayectoria de Artero, con qué financiación empezasteis en un principio?

Captura de pantalla 2015-05-17 a las 21.01.26Artero se fundó hace cuatro generaciones en el año 1909, en la población de Manresa. Inicialmente el negocio era la venta de material para el esquilado de grandes animales, hoy sin embargo la empresa suministra utillaje profesional a peluquerías de personas y peluquerías caninas en todo el mundo. La última acción estratégica que hemos llevado a cabo es la inauguración de nuestra sede en Miami para atender el mercado americano. Respecto a la financiación inicial la desconozco, imagino que fueron pequeños ahorros familiares. Artero comenzó con tan sólo un empleado, que era el propio autónomo del pequeño negocio, y actualmente ya somos unas 50 personas.

¿Qué áreas del negocio durante todos estos años han sido las más difíciles de gestionar?

Básicamente gestionar el importante crecimiento que en la última década hemos tenido que asumir, especialmente en el sentido organizativo y de gestión. Además, el cambio del tipo de IVA ha afectado muchísimo en el sector de la peluquería, ocasionando el cierre de miles de centros en este último año, la única manera que hemos encontrado para combatir dicha situación, ha sido procurar ser más competitivo en nuestros productos e intensas acciones de marketing.

Asimismo, Artero ha apostado también por abrir su canal de venta electrónica ¿ Qué resultados está obteniendo vuestra acción de e-commerce?

Es uno de los canales que más se ha desarrollado y uno de los que más hemos invertido desde el nacimiento de este mundo, fuimos pioneros desde el inicio, y ahora, por ejemplo, nuestra página web se ha convertido en un referente para encontrar trabajo en el sector gracias a la bolsa de trabajo que ofrecemos totalmente de forma gratuita.

Uno de los puntos fuertes de la empresa es, sin duda, su apuesta por la internacionalización, ¿Qué estrategia lleváis en este sentido?

Actualmente estamos en más de 40 países. Nuestra estrategia en este canal consiste en desarrollar los países donde ya estamos presentes, consolidando la marca con toda la gama de nuestros productos y al mismo tiempo introducirnos en los países donde todavía no tenemos presencia.

Dado el impulso que ha supuesto para Artero la internacionalización, ¿Recomendaría a otras pymes salir al exterior como una fórmula necesaria para sobrevivir?

Supongo que es una ayuda importante, aunque no una apuesta fácil, pero creo que dependerá mucho de cada sector. En nuestro caso, la internacionalización es un aspecto muy importante del negocio.

Si tuviera que resumir las claves del éxito de su empresa ¿Qué conceptos utilizaría?

Es difícil de decir en pocas palabras, pero supongo que es la combinación de trabajo, profesionalidad y seriedad… a pesar de que siempre debe estar presente la capacidad de asumir ciertos riesgos en momentos determinados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *