¿Qué síntomas pueden estar indicando a una pyme que es necesario reorientarse e innovar?


foto expertos

María Beunza

25 de septiembre 2015


Los síntomas los marca el sentido común y de eso, las pymes tienen mucho: ni los productos o servicios, ni la forma de venderlos tienen la facturación o los márgenes que tenían antes. Los clientes están cerca y lejos a la vez, pero sobre todo, acceden a toda la información sobre lo que ofrecemos nosotros y cada uno de nuestros competidores y tienen canales para hablar sobre nosotros (bien o mal). De vez en cuando tenemos ideas, pero las dejamos aparcadas hasta que podamos robar tiempo al día a día para ponerlas en marcha. Nuestros equipos están cansados de proponer cosas y han dejado de aportar porque han oído demasiadas veces hablar de los “pero” o aún peor, del “siempre se ha hecho así”. Nos formamos en herramientas de gestión, pero observamos poco el contexto y los clientes para tratar de adaptarnos al futuro. Nos cuesta colaborar con otros si no vemos un retorno muy inmediato. Aunque seamos pocos, no trabajamos por proyectos sino por horas y funciones. No disponemos de recursos asignados a probar nuevos planteamientos que pueden ayudarnos en el futuro. No nos equivocamos rápido y barato…

Parece ciencia ficción, pero hay cambios, no sólo tecnológicos, que ya son realidad y que modificarán nuestros modelos de negocio en multitud de sectores:

Las maquinas producen, se monitorizan y mantienen prácticamente solas, Ya “piensan” y muchas tareas rutinarias dejan de torturar a los operarios que pasan a gestionar cuadros de mando sin grasa. Industria 4.0 le llamaban ya en 2012.

El Big Data hace que nuestros hábitos sean tan predecibles  por los comercios que en nuestro móvil recibimos alertas con lo que podríamos cenar y el espectáculo al que podríamos asistir con un solo clik. En breve podremos evitar epidemias y catástrofes gracias al enorme rastro de datos que dejamos.

Los trasplantes ya no siempre requieren de donantes, porque se pueden replicar nuestros órganos defectuosos para poder sanarlos La ropa ya no se manchará, será antibacteriana y los detergentes  tóxicos dejarán de existir.

No está lejos el día en que los coches conducirán sólos por Londres, se les ha bautizado como “coches autónomos” .

Hoy ya se pueden imprimir casas en pocos días y las mejores clases magistrales ya se ven gratis on line . Hay canales específicos para ver a gente brillante y  los colegios ayudan a resolver retos y a practicar habilidades en lugar de enseñar a aprobar exámenes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *